Get Adobe Flash player

Twitter

 

Terapia de Pareja

 Psicólogos Clínicos Bogotá 

Dra Frauky Jimenez - Especialista en Psicología Clínica

(Terapia de Pareja, Infidelidad en la Pareja, Sexualidad, Problemas de Comunicación, etc...)

3112098845 - 4739504

Atención en Bogotá Sedes Unicentro 

Psicoterapia de Alta Calidad

 

¿Qué dificultades pueden ser  tratadas en la Terapia de Pareja?

 

La terapia familiar es útil para los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores que sufren una amplia gama de dificultades y circunstancias, incluyendo:

 

1.    Dificultades en las relaciones de parejas

2.    Problemas de salud mental de niños y adolescentes

3.    Problemas de salud mental de adultos

4.    Niños, adolescentes y adultos dificultades de conducta

5.    Temas de crianza

6.    La enfermedad y la discapacidad en la familia

7.    Separación, divorcio y la vida paso a la familia

8.    La anorexia, la bulimia y otros trastornos alimentarios

9 .Acogida, la adopción, el acogimiento por familiares y las necesidades de 'cuidado' los niños

10. La violencia doméstica y el abuso

11. La autolesión

12. Drogas y alcohol mal uso

13. Los efectos del trauma

14. Dificultades relacionadas con el envejecimiento y otros cambios del ciclo de vida. 

 

¿Los terapeutas de pareja sólo trabajan con las familias?

 

No. Ellos pueden ver a los niños y adultos individualmente y / o en los grupos de miembros de la familia. Ellos pueden trabajar con las parejas o con otros grupos y comunidades, y con gente de todo el ciclo de vida, desde los niños hasta los adultos mayores.

Cuando una familia está involucrada con varios organismos diferentes, terapeutas familiares pueden trabajar con la red de profesionales, así como con miembros de la familia para asegurar su entrada es coordinada y servicial.

Algunos terapeutas familiares usan su comprensión de las relaciones de trabajo con organizaciones. Muchos usan sus habilidades en la familia de trabajo sensibles a entrenar y / o supervisar a otros profesionales.

 

Algunos terapeutas familiares se especializan en trabajar con las personas y las comunidades insuficientemente representadas en los servicios generales, incluidos los clientes LGBT y los de las comunidades étnicas minoritarias.

 

¿Cuánto tiempo tardará?

 

A veces no se necesita mucho para ayudar a las personas liberar sus fortalezas y encontrar formas de avanzar. A veces las dificultades son más complejos y las familias pueden necesitar más tiempo para encontrar soluciones que funcionen para ellos. Su terapeuta de la familia estará encantado de discutir los tiempos y los plazos con usted.

 

¿Qué pasa si alguien reacio a ir?

 

A veces, cuando una persona o grupo tengan  muchas ganas de probar la Terapia de Pareja otras personas cercanas a ellos puede ser más reacia. Esto es comprensible. Ir a terapia familiar puede sentirse como un gran paso y algunas personas están más dispuestas a tomar que otras.

Puede ser útil para organizar una reunión inicial con el terapeuta de pareja, para discutir la posibilidad de trabajar juntos y dar a todos la oportunidad de expresar sus preocupaciones y hacer preguntas. Su terapeuta de la familia estará encantado de discutir formas de avanzar con usted. 

  

¿Qué pasa si tengo más preguntas?

 

Es probable que usted tenga más preguntas específicas a sus circunstancias. Es posible, por ejemplo, tienen preguntas sobre la confidencialidad de lo que se discute en la terapia; que se podría incluir en las sesiones; más el tiempo, lugar y duración de las reuniones y, en caso, los costos y cargos por citas canceladas sesiones pertinentes. Es posible que desee preguntar acerca de la experiencia y la formación profesional del terapeuta. Estos son asuntos importantes y sus terapeutas de pareja estarán encantados de discutir con usted cuando usted habla o se encuentran.

 

      El verdadero objetivo de una relación de pareja

(Artículo de Eduardo Solórzano)

SDP NOTICIAS

viernes 24 oct 2014 08:53

Hace muchos años me encontraba soltero y estaba en búsqueda de una novia, lo comenté con un excelente amigo psicólogo, mucho mayor que yo y con su gran experiencia y sabiduría me hizo una pregunta que al parecer, tenía resuelta en mi cabeza, pero en realidad no, solo tenía una serie de ideas vagas que inclusive muchas contrastaban y que no me permitían desarrollarme al 100% en esa área. Esa pregunta fue… ¿Y tú para qué quieres una novia, o una relación de pareja?

Mi respuesta en ese momento fue totalmente vaga y llena de cosas comunes como: Para salir a tomar una copa, para ir al cine, para ir a fiestas, para ir a comer, para platicar, para que me quiera y yo la quiera, una serie de etcéteras y para hacer el amor, fue mi última respuesta. 

A lo que este buen amigo me respondió: ¿Acaso no puedes ir a tomar una copa con un amigo? ¿O al cine con tu familia? ¿A las fiestas no puedes asistir solo o con tus amigos? ¿Acaso no platicas conmigo o con tus amigos y familiares?

 

El verdadero objetivo.

En la vida real, los seres humanos realizamos todo con las personas que nos rodean, amigos, familiares, compañeros de trabajo, menos una cosa, “nuestra sexualidad” en realidad una pareja es aparte de todo lo demás, con quien realizamos y llevamos a cabo el acto sexual, y ese es el principal motivo por lo que necesitamos una pareja tanto hombres como mujeres, pero está totalmente desvirtuado el tema desde nuestra formación, porque con inculcan cosas nuestros padres que hacen que perdamos el objetivo real.

 

Desvirtuando las relaciones y el amor de pareja

 

A las mujeres es muy común que se les diga desde niñas, que una pareja es para que las cuide, las proteja, las “enamore día con día porque son unas princesas” y en muchas ocasiones prejuiciosamente, se les dice que una pareja es para que las mantenga, por supuesto que al decirles esto el objetivo se inclina, no hacia quien les atraiga sexualmente, sino hacia quien las puede mantener pero no se prospecta ni se les entrena para estar sujetas a las disposiciones económicas de su pareja ya que están insertando una idea que incluye que no trabajarán ni se desarrollarán profesionalmente y estarán al amparo de su esposo y al cuidado de los hijos y hogar.

A los hombres, sobre todo de mi generación, se les inculca que una mujer es para amarlas, cuidarla, respetarla, llevarla a pasear (como si fuera una mascota), y una serie de valores que no dañan pero que no van al objetivo real, porque el amor y respeto y las salidas se las podemos brindar a cualquiera. Pero también existen padres que inculcan a sus hijos que una pareja es para que esté en la casa, lave, planche, cocine y realice las tareas del hogar y eso desvirtúa completamente la relación de pareja.

 

Los conflictos de pareja

 

Los conflictos de pareja viene desde nuestros hogares, ahí es donde interpretamos lo que se supone que es una relación de pareja como el noviazgo, el matrimonio, las relaciones  y en donde anteponemos lo aprendido como prejuicios en las interacción de nuestros padres, aunque tengamos padres con relaciones fallidas, sin cariño, ni respeto porque al igual que nosotros, ellos recibieron esta información que ha desvirtuado su objetivo real y claro, se vuelven un infierno las relaciones.

 

Los factores externos

 

Si usted observa, en las redes sociales existen miles de páginas y millones de personas que ponen frases como “Si te ama te buscará”, “No sufras por alguien que le da igual tenerte o no”, y un sinfín de expresiones que nos hablan de lo que debería hacer una pareja o lo que deberíamos hacer si estas personas “no” funcionan como nosotros queremos o como socialmente se cree que debe ser. Exactamente igual es lo que sucede cuando nos acercamos a una amiga o amigo para pedir consejo, claro, no deberíamos pedirlo si supiéramos en realidad para qué queremos una pareja, pero ahí va mucha gente y desde su análisis y experiencia son capaces de decirnos cosas como: “Yo que tú, hacia esta cosa u otra cosa” desvirtuando o sacándonos del verdadero objetivo que por supuesto, ellos no lo saben o no lo tienen claro.

  

¿Qué se obtiene llegando al objetivo?

 

Si se llega a entender el verdadero objetivo de una relación de pareja y se llevan a cabo las acciones para que esto ocurra, se obtiene algo que muchos llaman “felicidad”, claro compartida con esa otra persona.

Esta se consigue entendiendo que no somos otra cosa, ella no es nuestra madre ni debe funcionar como ella, tampoco es nuestro padre, nuestro hermano,  hermana o nuestro amigo o amiga, es nuestra pareja, a la que besamos, tomamos de la mano y con quien llevamos a cabo nuestra sexualidad y para que eso se dé, hay que tenerle respeto, cariño y disfrutar todo lo que hacemos como comer, ir al cine, salir a bailar, ir a un concierto y todo lo que como seres humanos realizamos, porque este es el preámbulo de nuestra relación de pareja, “no” el objetivo.

Y si sumamos todos esos buenos momentos con nuestras sexualidades, podremos estar más cerca de la felicidad que solo se da “disfrutando” todo lo que hacemos con esa persona.

 

Pero claro, los dos tendrían que estar de acuerdo y librarse de los prejuicios y objetivos desvirtuados e insertados desde nuestra infancia y por la gente que los rodea. 

 


 


Las formas en que hombres y mujeres expresan amor no son iguales

Articulo ABC DEL bebe 17 de junio de 2015

 

Mientras papá cuida a su hija de 3 años, la alimenta, lleva al parque y juntos juegan con muñecas, mamá trabaja y comparte con su bebé tan solo pocas horas en la noche, cuando aprovecha para consentirla y expresarle con palabras el amor que siente por ella. Por supuesto, los dos la aman, cada uno a su modo. 

Pensar en esta escena no sería común en décadas pasadas, lo cual no quiere decir que los papás de antaño no amaran a sus hijos, sino que la mayoría no demostraba afecto con caricias, cuidados ni palabras tiernas, y limitaba el amor a brindar estabilidad económica. 

Por fortuna hoy los roles de padre y madre son más compartidos y los hombres expresan amor con afecto y cuidados, sin sentirse avergonzados, mientras que las mamás pueden ser autoritarias y contribuir en la educación de aspectos como la seguridad y la fortaleza, lo que antes se consideraba exclusivo del padre. 

Según Frauky Jiménez, psicóloga clínica especialista en terapia de pareja, se considera que el amor de las mamás se expresa en el cuidado que brindan a los hijos y en actos de servicio, como llevarlos al médico o asistir a las reuniones de los colegios; por su parte, se podría generalizar que los señores enfocan más el amor expresado a los hijos a través de brindar estabilidad económica y seguridad en el hogar. 

“Ello poco a poco está cambiando y muchos hombres hoy se dan la oportunidad de compartir más tiempo con sus hijos, aunque tienen un estilo de amor en el que casi no marcan reglas, son muy prácticos y suelen ser muy complacientes con los menores. 

Por ejemplo, mientras la mamá se preocupa por la alimentación sana, el padre cumple con alimentar al niño cuando tiene hambre sin importar si lo hace con comida ‘chatarra’ ”, explica Jiménez. 

Claro está que el amor de padre y madre también depende del tipo de autoridad que se ejerce en la crianza. Así, por ejemplo, agrega la psicóloga, los que son muy estrictos creen que brindan amor al ser coercitivos e imponer constantes castigos; el extremo es quienes son demasiado permisivos y no marcan reglas de comportamiento, por lo que permiten que los niños hagan todo lo que quieren. 

“Cualquiera de estos dos casos puede ser perjudicial para el menor y su futuro, por lo que es mejor ser padres conciliadores, es decir expresar amor tanto consintiendo como enseñando límites”, concluye Frauky Jiménez. 

Costumbres afectivas 

“En esta cultura hegemónica uno aprende, como hombre, sobre todo los mayores, que las expresiones de amor se dan al ser el proveedor económico y se cree que eso es muestra de cariño. Además, somos poco expresivos a nivel verbal y algunos sienten algo de vergüenza al decir palabras tiernas. Por ejemplo, los muchachos hoy aseguran que sus papás los quieren aunque no lo expresan, caso contrario sucede con las madres, quienes pueden expresar abiertamente el amor”, 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Shutterstock y Efe

Por: Shutterstock y Efe

Asegúrese de que esa sí será su media naranja

Miércoles, Enero 29, 2014 - 00:00
  
Por:
Alejandro Rosales
Uno de los aspectos a analizar antes de formalizar una relación son los intereses en común que se tienen, ya sea estudio o trabajo, por ejemplo.

A un familiar cercano le pasó. El hombre vivía en los Estados Unidos y se enroló como infante de marina  en el Ejército de ese país.

Unos años más tarde regresó del Medio Oriente, empezó a estudiar arquitectura y a través de Facebook, se reencontró con el amor de su vida que había dejado en un colegio de Cali y por esos días vivía en el estado de Florida como él.
En fin. Reiniciaron su relación sentimental y al poco tiempo se casaron.

El matrimonio entre ese familiar y la caleña de sus amores duró tan poco como el reencuentro.

La principal causa del rompimiento, según él, a quien no identifico por petición expresa del hoy divorciado, fue dos perros labradores que vivían con ella y él simplemente no soportó.

“Se subían a la cama, la dejaban llena de pelos, hacían sus necesidades por toda la casa y ella no las limpiaba. A eso no le presté atención en la etapa del reconquiste y me salió caro”.

Así como el matrimonio de mi familiar duró lo que una tableta de Alka-Seltzer tarda en disolverse en un vaso de agua, muchas relaciones no prosperan en el momento de la formalización porque detalles, aparentemente triviales, no son tenidos en cuenta por los protagonistas.

Frauky Jiménez Mazo, psicóloga clínica y especialista en terapia de pareja, es clara al recomendar que entre las cosas que deben conocer el uno del otro son las respectivas familias con sus costumbres, sus valores y su modo de vivir. Partiendo de ahí hay que entrar analizar si hay una real afinidad para formalizar la unión.


"Los pilares de una buena relación de pareja son el respeto y la confianza”. Frauky Jiménez Mazo. Psicóloga clínica y especialista en terapia de pareja

“Hay que analizar cómo es el trato entre ellos, si hay agresividad y hasta cómo es su comportamiento alrededor de la mesa”.

Otros consejos. Igualmente importante es tener en cuenta los siguientes detalles:

Celos. Es importante que la persona sea segura de sí misma y por lo general los seres celosos no lo son. Si durante el noviazgo se celó en exceso a la pareja, en el matrimonio lo será mucho más y eso traerá conflictos que terminarán destruyendo la relación.

Fidelidad. Si en el noviazgo o en el comienzo del romance esa persona fue infiel, lo más seguro es que eso seguirá repitiéndose en una convivencia o el matrimonio. La confianza y el respeto son el pilar de una buena relación, sin eso —comenta la doctora Jiménez— la pareja caminará sobre arena movediza.

Planes. Un hombre y una mujer que decidan unir sus vidas deben tener intereses en común. Si uno quiere estudiar y trabajar fuera de Colombia, pero la pareja no, ahí van haber problemas. Hay que aterrizar los planes y hacerlos similares más no iguales.

Sexo. En lo que se refiere a la parte física de la relación, lo más importante es la actividad sexual de la pareja. Si uno de los dos es más hiperactivo que el otro, de seguro van a tener problemas en el matrimonio. Algunos especialistas recomiendan a las parejas convivir por un tiempo juntos e identificar, siendo totalmente sinceros, cuáles son los gustos sexuales de cada uno.

Religión. Hay que respetar las tradiciones y culturas de cada uno para evitar roces y problemas. Si uno de los dos profesa una religión distinta a la del otro deben pensarlo más de dos veces antes de formalizar la relación y preguntarse cómo será el compartir con las familias de cada uno. En el caso de que tengan hijos también se pueden presentar conflictos al querer imponer cada uno su religión.

Dinero. Para mantener un nivel de vida alto hay que trabajar mucho y por eso se descuida a veces el compartir con la pareja. A pesar de las reuniones, el trabajo, los viajes y el cansancio, en aras de mantener cierto nivel de vida se debe evitar vivir en una ‘jaula de oro’ y disfrutar en pareja los logros. 

 


 

Fuera de fuera de Bogotá y fuera de Colombia se atiende por Skype cancelando previamente en el link de esta página "Formas de pago", el link está habilitado para recibir tarjeta de crédito, tarjeta débito o en efectivo por la red de Baloto / Efecty.

 

Boston Group