Menú Cerrar

SER PADRES, SER HIJOS…

Si te gustó, compártelo en las redes sociales

Lo más probable es que nuestros padres hicieron lo mejor que pudieron con los recursos personales que tenían disponibles,  para criarnos y educarnos y es probable que ellos pudieron haberse visto seriamente limitados como consecuencia de las privaciones que experimentaron a su vez con sus padres y cometieron errores.

Vamos a ver cuáles son algunas de las circunstancias de la infancia que pueden conducir a crecer con sentimientos de inseguridad o insuficiencia:

  1. Unos padres demasiados críticos: Los padres que se mostraban constantemente críticos o que establecían normas de comportamiento tan estrictas que eran imposibles de cumplir pueden haber dejado en su hijo la sensación de que, de alguna manera, nunca podrá ser “lo suficientemente bueno”. Una vez de adulto, seguirá tendiendo a la perfección para superar un sentimiento de inferioridad con raíces en la infancia. También podrá tener una fuerte tendencia a la autocrítica.
  2. Abuso por parte de los padres: El maltrato y el abuso sexual son formas extremas de privación. Pueden dejar a la persona con una compleja mezcla de sentimientos,  inseguridad, falta de confianza, culpa y rabia. Los adultos que recibieron maltrato de niños pueden convertirse en víctimas perpetuas o bien desarrollar una postura hostil hacia la vida y victimizar a otros.
  3. Unos padres alcohólicos o que abusaron de las drogas: ser bebedor compulsivo o abusar de las drogas dan lugar a un ambiente familiar caótico, poco fiable, en el que es difícil que el niño desarrolle un sentimiento básico de confianza y seguridad. Los hijos crecen con baja autoestima o un escaso sentido de identidad personal.
  4. Unos padres negligentes: Algunos padres, que están preocupados por sí mismos, por su trabajo, vida social, etc.., no les proporcionan a sus hijos al atención y el cuidado adecuados. Los niños crecen sintiéndose inseguros, desvalorizados y solos. De adultos, pueden  descuidar sus propias necesidades.
  5. El rechazo de los padres: Aunque no lleven a cabo maltrato o abusos sexuales, algunos padres transmiten a sus hijos la sensación de que no son deseados. Esta actitud, profundamente dañina, enseña al niño a crecer con la tendencia al autorechazo o al autosabotaje. Los adultos con estos pasados deben aprender a amarse y cuidar de sí mismo con el fin de darse lo que sus padres no les proporcionaron.
  6. La sobreprotección parental: El niño que esta sobreprotegido puede ser que nunca aprenda a correr el riesgo de la independencia ni a confiar en el mundo que hay mas allá de la familia inmediata. Al llegar a la edad adulta, puede sentirse muy inseguro y con miedo al estar lejos de una persona o lugar de confianza. Debe atender sus propias necesidades, para adquirir la confianza necesaria y descubrir que el mundo no es un lugar tan peligroso.

Los adultos cuando identifican sus carencias de su infancia pueden soltar y reconstruir su presente. Para mayor información visítame en www.miterapiadepareja.com

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor compruebe su conexión a internet.

Abrir chat
Necesitas una cita?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?